Regreso

Salí de casa a las doce menos cuarto,

con tacones y falda negros.

Una chaqueta de cuero,

y unos pendientes de aro.

La noche estaba oscurecida,

porque el ticket de ida

era caro, y el de vuelta, raro.

Rodando por la ciudad,

observé las farolas encendidas y,

también, recordé tus ojos.

-Un cielo esclarecido-.

Porque hacía mucho frío,

y hubiera querido que hubieses venido.

No dejarme sola en medio de aquel lío,

estaba demasiado perdida,

demasiado enloquecida, sin saber,

el camino de regreso.

Anuncios

Ilusión

Vamos lentos,

porque nos estamos reconstruyendo.

Yendo pieza por pieza.

Zarpando a nuestro rumbo.

Volando, recargando armas,

apuntando a la bala.

Alas, sonrisas, ¿amas?

Ninguno de los dos sabemos

que nos estamos engañando.

Porque el amor es demasiado,

iluso.

Arrogancia

“Arranca las hojas,

deshojadas,

heladas,

encantadas.

Arráncalas.

Margaritas ennegrecidas,

entristecidas.

Y un cielo de infarto,

frío.

Arte y mucho hielo.

Parto y zarpo,

entre esta neblina espesa,

y gruesa, que se deshace,

mientras el mar nace.

Porque son abrumadores

éstos días azules

y éste sol de la infancia.”

Gime

Gime, gime fuerte,

gime todo lo que puedas.

Gime hasta romperte las cuerdas vocales.

Gime hasta asustar las paredes.

Gime hasta estallar,

hasta armar el desastre, el caos.

Gime hasta volverte loco.

Gime, tanto, que la vida te diga: “Joder, si que vives.”

Porque

Porque, al fin y al cabo, yo sólo sueño, entre letras, con historias escondidas en los libros.

Porque, yo sólo tengo antojos, de duración larga, difíciles de conseguir, imposibles. Se quedan atascados, atados.

Y es que, ya no sé vivir, se me va el ansia de querer. Porque el no poder hace que se te alcen murallas a tu alrededor, privándote del poder de vivir.

¿Y para qué asegurarme un futuro al día de mañana? ¿Para qué? Si yo sólo quiero vivir el hoy. Pero nunca será vivido. Siempre será un instante, largo, escurridizo.

Escuece, escuece tanto que es el acto de no sentir; ni por fuera, ni por dentro.

Palomas

Tirando la ceniza en el suelo,

de nuestro fuego,

lento.

Calentándose,

volviendo a renacer.

Rasguños,

volviendo a florecer.

Cicatrices cicatrizando,

amarrando los Te Quieros,

los anhelos.

Ya no hay palomas,

ya no.

Vivo

No quiero que me rompan más,

no quiero que me estrellen,

no quiero verdades dolorosas,

ni pasados quebrantables,

que asustan,

que te hacen largar hacia un futuro

inexistente, impalpable, intocable.

Quiero heridas cicatrizadas,

quiero sonrisas sinceras,

alegría que no se acaba.

Quiero un dolor ajeno,

un recuerdo bonito en invierno.

Quiero un presente existente y vivo,

muy vivo.

Fuego

Veo el sonido desgarrador de la noche,

que desprende pudor y a la vez, temor.

Se me atraganta el corazón en la garganta.

Y, quiero luz, y quiero vida, y quiero día,

y quiero primavera, una nueva era, esta.

Y ando por las calles, oscuras, y me

atraganta el miedo.

Y quiero ser, un alma salvaje, y quiero

ser un alma libre, y quiero ser un alma viva,

con fuego y también hielo,

pero con mucho fuego..

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑